‘Ideando libertad’, tercera novela de ciencia ficción de Luis J. Pérez Reseñas

Fan incondicional de las obras de ciencia ficción, Luis J. Pérez publica la que es ya su tercera novela del género: Ideando libertad. Una vez más, el autor construye una compleja distopía para situar al lector en un posible mundo futuro y hacerle reflexionar sobre el estilo de vida y la sociedad actuales. Al igual que en La mínima verdad (2011) y en Sin alternativa (2014), sus anteriores libros, los principales temas que se tratan son la falta de libertad del individuo en pro de una seguridad irreal y la irresponsabilidad del pensamiento cortoplacista impreso en la población. Para ello, en el caso de Ideando libertad, el autor pone el foco de atención sobre la hiperconectividad y el uso abusivo de las tecnologías, que puede llevar al sacrificio de las relaciones personales en favor del individualismo.

Luis J. Pérez quiere resaltar el modo en que, a partir de elecciones tan banales y, a la vez, abrumadoras como contestar a un mensaje, vamos permitiendo que nos marquen qué debemos sentir en cada situación y reduciendo el espacio para quedarnos a solas con nosotros mismos. Sin espacio personal, nos sentimos igual que un animal arrinconado y, en tal situación, la respuesta más probable sería embestir contra aquello que consideremos una amenaza; es decir, nuestro entorno. De ahí los ataques suicidas de la historia.

Ideando libertad trae el agradable soplo de series como Psycho-Pass, donde es posible medir el estado mental de una persona y la probabilidad de que vaya a cometer algún delito. En ambos casos, los pensamientos quedan en manos del sistema y se priva al individuo de tomar decisiones propias.

Estos temas tan actuales nos proporcionan un gancho extra, pues nos hacen reflexionar sobre una realidad palpable y ponen una puerta delante de nuestras narices hacia un futuro en cierto grado probable. Que la puerta se abra o no dependerá solo de nosotros.

Además, conocemos bien ese fondo, tenemos bagaje suficiente sobre posibles las consecuencias del uso abusivo de las tecnologías, sobre robots que caminan entre humanos como uno más, sobre la intervención de las corporaciones en las mentes de los individuos… Todo amante de la ciencia ficción habrá leído al menos una historia en la que se traten tales aspectos, pero la cuestión no es esa. El amor, por ejemplo, es uno de los grandes protagonistas de la literatura; es la fuerza indomable que en infinidad de ocasiones desliza la pluma sobre el papel. La pregunta que debemos hacernos cuando estamos frente a un producto de tales características es “¿me aporta algo nuevo o, al menos, me entretiene?”.

Respuesta: sí y sí. Ideando libertad engancha desde el principio, lleva consigo un halo de misterio continuo: necesitamos saber qué sucede en el mundo, cómo se ha llegado hasta esa situación y qué hay más allá, qué se esconde tras las vidas aparentemente rutinarias de los personajes. En este punto, también hay que sumar la pericia del escritor para hacer comprensible este universo tan complejo que nos ha dibujado. Luis J. Pérez puede presumir de una narrativa fluida, limpia y dinámica que hace que nos olvidemos del texto para centrarnos en lo verdaderamente importante. Las formas se diluyen, se hacen transparentes; ya solo quedamos nosotros y los protagonistas. Entonces, el contenido aflora, la historia resplandece y nos inunda. Ya no tenemos un libro entre las manos, tenemos el poder de viajar al futuro y perdernos en él sin límites, de impregnarnos de su aroma y descubrir cada uno de sus recovecos.

Una vez centrados en el contenido, ¿qué hemos encontrado? Unas formas nuevas, un recubrimiento renovado y fresco. A pesar de lo mucho que se ha escrito y rodado sobre distopías, sobre la eterna contraposición del ser humano y la tecnología, Ideando libertad reluce por su estilo propio y su creatividad. Solo hay que fijarse en el tremendo trabajo de documentación y construcción del mundo, sin olvidarnos de los tres personajes principales, tan particulares y excéntricos como seductores. Hay que aplaudir la intención del autor por construir una historia novedosa que, aunque comparta algunos esquemas del género, no se parezca a ninguna otra. Cuando se escribe con tanta ilusión, imaginación y pasión, el resultado que se obtiene es una novela tan inesperada como fascinante.


  • Nombre: Luis Javier Pérez.
  • Género: ciencia ficción, distópica.
  • Bio: Luis J. Pérez (1978) es economista y escritor de novelas de ciencia ficción distópicas, futuristas y de aventuras. Nació en una familia humilde en A Coruña y, en la actualidad, reside en Madrid. Durante sus estudios en CC. Económicas y Empresariales, colaboró con la revista universitaria 4Gatos (1998-2001) y fue locutor en la emisora local CUAC FM. También inició su proyecto como director de la extinta revista de tirada mensual Voces (2000-2008), precursora de obras de autores noveles en la que frecuentemente colaboraba. Voraz lector de ciencia ficción, destaca entre sus títulos predilectos: Soy leyenda, de Richard Matheson, Sueñan los androides con ovejas eléctricas, de Philip K. Dick; Mercaderes del espacio, de Frederik Pohl; Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester; y películas de culto como Matrix o Equilibrium.Desde 2009, compatibiliza su labor como economista con la de escritor independiente, y ha publicado tres novelas con notable difusión: La mínima verdad (2011), Sin alternativa (2014) e Ideando Libertad (2017).
  • Blog de autor: http://escienciaficcion.com/#autor

Libro: Ideando libertad

 

Etiquetas: