‘Protectores de Asgard’, ópera prima de Ester Ribas y Arbós Reseñas

Periodista de profesión y escritora de corazón, Ester Ribas y Arbós creció escuchando los relatos sobre otras eras, mundos y seres fantásticos que su abuelo, profesor de Historia, le contaba. Poco a poco, la mitología fue calando en su interior y la conquistó; así, dio origen a su primera novela publicada, Protectores de Asgard, una mezcla de realidad y ficción con la que la autora demuestra que aún quedan muchos caminos inexplorados en el género.

Protectores de Asgard comienza con ciertas reminiscencias del cuento de Caperucita y el lobo, solo que, en la novela de Ester Ribas y Arbós, la bestia parece esconder un seductor secreto. Aquí está la primera miguita de pan, el primer gancho que mueve nuestra mano para pasar de página, como por instinto. Solo un particular bosque, un lobo y una chiquilla bastan para adentrarnos en Midgard, lugar donde viven los humanos y donde se desarrolla gran parte de la acción.

A este mundo humano y a su opuesto, Undergard –el reino de la maldad y las sombras–, le acompañan otros ocho: Muspellheim, el reino de los gigantes de fuego y los demonios ígneos; Nifelheim, el mundo del frío y de las tinieblas; Asgard, el hogar de los dioses; Jotunheim, regido por los gigantes de hielo; Vanaheim, donde habitan los dioses guerreros; Alheim, tierras donde el sol resplandece; Svartalheim, hogar de los elfos; Helheim, el infierno. Todos ellos pertenecen a la mitología nórdica y han sido revividos por Ester Ribas y Arbós para dotarles de una nueva dimensión con arrojo y belleza.

La novela Protectores de Asgard hereda de esta mitología, además, esa continua atracción e interacción de los polos opuestos como forma de crear el mundo. En Birgitta, la protagonista, residen dos lados contrarios: la vulnerabilidad nacida de la inocencia y la valentía, por lo que se convierte en la personificación de la vida misma; ella será la clave y de ella dependerá el destino del mundo. Desterrada de su querida Midgard a la frontera, Birgitta nos cautiva y observamos cómo la niña traviesa deberá convertirse en una mujer guerrera; a su lado, sufrimos sus penas, sus anhelos y su conflicto interior.

A partir de su base mitológica, el relato no se construye desde la lucha entre el Bien y el Mal, sino del orden contra el caos. Y esta no se reduce a la batalla de unos mundos contra otros, pues la propia Birgitta se mueve constantemente entre su naturaleza salvaje y aquello que debe hacer; de nuevo, se enfrentan la niña y la mujer. La protagonista solo podía ser humana, alguien con la capacidad de esculpir un portal de luz cuando la oscuridad alcance su punto álgido en el ciclo.

Midgar, su hogar, se traduce en la Tierra Media, que inevitablemente nos lleva hasta J. R. R. Tolkien, quien también se inspiró en la mitología nórdica para su saga El señor de los anillos. No obstante, aunque parten de estas referencias, Protectores de Asgard nada tiene que ver esa famosa obra. Y esta es una de las grandes virtudes que tiene la novela de Ester Ribas y Arbós: aunque hayamos leído cientos de historias de fantasía, aunque conozcamos las diferentes mitologías, nos deja un regusto nuevo, un matiz distinto al vino añejo que ya hemos paladeado otras ocasiones. Los seguidores de Thor y Loki, o de series tan nostálgicas como El décimo reino encontrarán aquí una buena opción con la que continuar descubriendo lugares infinitos poblados de criaturas increíbles.

Los paisajes que la autora ha construido para esta historia son asombrosos. Resulta tremendamente fácil imaginar cada rincón de ese mundo, parece que nosotros mismos estuvimos allí en algún momento de nuestra vida, pues se dibujan en nuestra mente igual que un recuerdo a todo color. A través de sus protagonistas, podemos sentir la humedad que deja la neblina a su paso, oler el verde bosque, escuchar el rugir de los caminos bajo nuestros pies… Cada descripción esconde el gran potencial de la autora, que desecha la información superflua o recargada para recordarnos que las palabras oportunas son más que suficientes si se cuenta con el arma más potente: la imaginación.

De esa mezcla entre pulida narrativa e imaginación, obtenemos una lectura muy amena y satisfactoria que nos deja ganas de una segunda parte. Ester Ribas y Arbós ha abierto una puerta a una aventura inmensa en la que cualquier pequeña acción puede sumir el mundo en la más absoluta oscuridad. Y con un planteamiento así, resulta imposible no lanzarse desde lo alto del precipicio para dejarse embaucar por las nuevas sorpresas que nos tendrán preparadas Birgitta y los diez mundos.


  • Nombre: Ester Ribas y Arbós.
  • Género: novela fantástica, pseudoficción, mitología.
  • Bio: Ester Ribas y Arbós nació en Torelló, Barcelona, en 1993. Periodista y comunicadora de oficio, y escritora de corazón. Protectores de Asgard (2017) es su gran debut dentro del género literario de pseudoficción.
  • Sinopsis: Midgard, uno de los nueve mundos protectores de Asgard, se encuentra amenazado por una fuerza superior surgida de un décimo mundo, el cual fue creado de las entrañas del Mal. Hilda, con su magia oscura quiere conseguir el poder absoluto, pero para ello tiene que destruir a la familia Motet. Una historia de dinastías, mundos, magia, venganza y amor que te conducirá a una era desconocida donde luchar será la única salida.
  • Blog de autor: http://www.ester-ribas.com

Libro: Protectores de Asgard

Etiquetas: