‘Un diván en la playa’, de Ramón Olaso Reseñas

Después de trabajar como periodista durante más de una década, Ramón Olaso debuta como escritor con Un diván en la playa, una novela contemporánea con toques surrealistas y una profunda crítica a la falta de valores que existe en la sociedad actual.

Pol Milfontes, protagonista del relato, comienza a trabajar en una importante empresa tras haber finalizado sus estudios en Ciencias de la Información. Desde el primer momento, se da cuenta de que algo no marcha bien allí y poco a poco la desilusión y la rabia van despertándose dentro de él. La rutina comienza a mezclarse con flashes extraños que inundan su cabeza como un vinilo que no para de girar y retiene el estrés de la realidad. No obstante, su estado psicológico camina por una cuerda demasiado frágil y esa situación no podrá mantenerse por mucho tiempo…

A través de escenas cotidianas, Ramón Olaso da vía libre a la reflexión en tres líneas interconectadas. En primer lugar, realiza una crítica a la sociedad, sorda, egocéntrica, en la que supuestamente se aprecia lo diferente, pero todo es falsedad. Lo que quedan son prototipos, todos iguales, todos fabricados en masa como maniquíes. La sociedad de la imagen no es más que otra forma de esclavizar, al igual que el capitalismo: te dicen cómo tienes que vestir, cómo tienes que ser, cómo tienes que pensar… Y para alcanzar ese ideal, necesitas ropa, dinero, productos de belleza y otras tantas cosas más que se resumen en la palabra materialismo.

“Caminar por la pasarela de la existencia sin caerte era muy difícil”, piensa Pol. Y es que no resulta nada fácil ser en la sociedad actual. Te vuelven loco diciéndote cómo ser y ni siquiera así alcanzas la tierra prometida. Seguir el esquema impuesto por el sistema no te ayudará a conseguir la vida de tus sueños.

En segundo lugar, nos encontramos con una crítica a la política. Pol visualiza a los dirigentes echándose las manos a la cabeza falazmente mientras hacen y deshacen a su antojo, fingiendo no saber de qué manera se ha llegado a la crisis actual. Los políticos se pasean por pueblos y ciudades con promesas banas, y aparecen en las televisiones con un discursito tan hueco como la pena que les dan sus ciudadanos. Todos van a por la silla del poder, se enriquecen a costa de la gente y nunca tienen suficiente. Para Pol, lo más dramático y desquiciante es que la gente no se rebela, lo consiente; y callarse es lo mismo que permitir.

En tercer y último lugar, el autor transmite con la mirada de Pol la falta de valores del periodismo, así como la gran frustración personal y profesional que supone sentir que nada ha valido la pena y que ni siquiera estar formado te garantiza un trabajo. El mundo laboral parece tejido con enchufes, como en la empresa de Pol, y no con méritos. Así, se encuentran los que van a pasar el tiempo a la oficina y llevarse el sueldo calentito, y los que trabajan incansablemente porque no se pueden permitir el lujo de faltar ni un día ni una hora porque lo necesitan. La necesidad se ha convertido en un chantaje no verbalizado, en la herramienta de explotación más eficaz en la actualidad.

Aunque no solo hay lugar para la reflexión. Un diván en la playa es un libro interactivo, rico, y está convenientemente documentado. Tiene su propia banda sonora, citas literarias y referencias cinematográficas que complementan y refuerzan el relato del protagonista. La narrativa es ágil, detalle especialmente importante si tenemos en cuenta la densidad de los temas que Ramón Olaso pone sobre la mesa y que estos, además, se mezclan con las visiones subversivas y los recuerdos de Pol. El autor muestra la supervivencia del protagonista en una sociedad que le ahoga mientras hace frente a los fantasmas del pasado. Y ese agotamiento psicológico del protagonista se convierte en una caída libre en la que el único freno podría ser el personaje de Kao. Ella sí escucha y parece ser la única capaz de romper su barrera antisocial.

En Un diván en la playa, se producen dos relatos: la vida diaria y el subconsciente, el cual no deja de ser también real. Ambos se mezclan con destreza, despertando un inmenso interés por la historia, por querer comprender qué le pasa al protagonista y hacia dónde va a llevarle todo eso. Es un libro que deja poso, que invita a la reflexión y al cambio, a respirar. Sí, respirar, quitarse la soga que oprime la existencia, que no deja fluir los sueños, y sustituirla por esperanza.


  • Nombre: Ramón Olaso.
  • Género: novela contemporánea.
  • Bio: Ramón Olaso Peiró (Valencia, 1968). Licenciado en Ciencias de la Información, ha trabajado durante más de diez años en periodismo, principalmente en televisión (C9TVV). En 2010, su vida se detuvo de forma brusca por culpa de un derrame cerebral y, aunque afortunadamente no le quedaron secuelas, necesitó dos años para recuperar el equilibro. Posteriormente, se trasladó a Inglaterra para retomar los estudios de inglés. En la actualidad, trabaja de forma eventual en un centro de discapacitados psíquicos como cuidador. Ahora, mientras finaliza su tercera novela, espera matricularse para hacer un curso sobre ayuda al discapacitado. Es feliz y está en paz consigo mismo. Ha olvidado los fantasmas del periodismo.

Libro: Un diván en la playa

Un diván en la playa

En papel:

ePub:
Etiquetas: