Presentada la novela “Villaviciosa hermosa” de Carlos Ortiz de Zárate en Café de Vicente Reseñas

La presentación  del libro “Villaviciosa Hermosa” tuvo lugar este martes reuniendo el acto literario a cerca de 30 personas

El acto fue breve y participativo. El autor Carlos Ortiz de Zárate fue contado, sucesivamente por Isabel Campo Viejo y por Rosa Rubio, la primera encarnaba, por una parte la amiga y por otra parte a Maribel, un personaje muy retorcido de la novela. Rosa ejerció de pintora, con pinceladas del autor y de la portada de la novela que ha pintado muy bien.

Al autor se le vio emocionado por las respuesta y presencia de amigos y vecinos de Villaviciosa. No fue el único que  sentía emoción; se notaba en las miradas y los aplausos de un público que llenaba el aforo sumándose participativo al debate

 

LA NOVELA SE PUEDE ENCONTRAR A LA VENTA EN VILLAVICIOSA EN:

Mensajeros Villaviciosa Rosa Victoria calle sol 19

Café Vicente calle Balbín Busto, 9

 

 

VIDEO 1  PRESENTACION ACTO

 

VIDEO 2 DEBATE

 

VIDEO 3 DEBATE

 

 

PRESENTACION DEL ACTO Y DE LA NOVELA POR PARTE DE CARLOS ORTIZ DE ZARATE

Gracias por estar aquí, pese a que estamos todos “de los nervios”. Mis predecesoras ya os han compensado, por grandes que hayan sido los esfuerzos que habéis hecho por venir. Es cierto que ambas han participado en esta novela, que están aquí y que seguirán estándolo. Las habéis escuchado.

La presentación es uno de los actos más gratificantes para el “hacedor”; os digo que ya casi no cocino porque ya casi nadie me visita, ¿para qué pintar, esculpir, escribir o cocinar si no es para alguien? En este caso, además, queremos dar testimonio de que los “creadores” pueden unir sus esfuerzos, y sobre todo, que cunda el ejemplo, solo así conseguiremos que se nos vea en la Villa, porque estamos. Vuestra presencia y la de algunos que no han podido venir, pero me consta que están, es un buen presagio.

Yo también, como lo ha hecho Maribel, me presento como personaje; el relator, el que no tiene nombre;  para hablaros de la novela. Nació y gestó al principio de mi residencia en la Villa; en las terrazas de los bares. Siempre me venía a la mente “El Rinoceronte” de Ionesco, donde la aparición, luego invasión y plaga de “rinocentitis” y de rinocerontes,  rompe la monotonía de París, el primer acto y otros,  transcurren en la terraza de un bar. Considero a Ionesco uno de mis modelos del teatro.

En éste escenario se me ocurrió el personaje de D Juan, el poderoso mafioso rumano que se trae todo de fuera, porque aquí no hay nada bueno para él, que llena la villa de dinero negro e impregna el feudo de El Gaitero de Chanel y de Champagne. Todos nos dejamos comprar, incluido yo mismo; unas migajas y encima, falso. Soy un pobre tipo agobiado por los pagos a las tarjetas de crédito, por las facturas imprevisibles de la energía, por los recortes y por mi propia generación de agobio, un pringadillo. Creo que es el personaje más feo, por mucho que presuma la Maribel.

Después decidí trasladar la escena a la terraza de la Zapica, porque los personajes que iba descubriendo paraban por ahí y por la cafetería de la estación de guaguas, perdón, de Alsa. Todos sabemos lo que hay ahí y que están los juzgados, la Guardia Civil, Mercadora y las viviendas sociales. Tani, la hija de D Juan, vive allí.

Esta es la razón de la venida de D. Juan: recuerda que tiene a su primogénita en la villa: no había pensado en ello desde que abandonara a su madre, Nina, cuando esta se quedó preñada.

Lo del esperpento me vino a la mente cuando conocí, en la terraza de Vicente, a la persona que me inspiró el personaje de Xandru: me pareció una reencarnación del señor marqués de Bradomín y así, sin más, opté por el esperpento.

Siempre he admirado el escenario del esperpento. No sé cómo no se me había ocurrido antes, porque, a mi manera de ver, plasma más el escenario y porque es más “visceral”. Hay intriga sí, porque los inspiradores de los personajes tienen sus propios rollos y se limitan a aceptar representar en el escenario. He ido escribiendo la novela a medida que descubría cómo actuarían en esa circunstancia. Me he sentido ayudado.

Todo es enorme en el esperpento, pero también hay humanidad; D Juan desencadena la tragedia del amor de Tani y de Al; solamente porque ejerce su derecho de patria potestad, al seguir casado con la esposa que abandonó y porque los enamorados son menores. La ley es la ley y una gran parte de la intriga está basada en este imperativo categórico.

Esta novela se diferencia de las precedentes en que no obliga al lector a salir de sus “casillas”, puesto que cuento algo que podría suceder ahora mismo, en cualquier lugar.

Me queda un recado de mi madre; no es verdad que en la Villa no haya tascas que ofrecen productos de mar; ella pensaba en Chiri, pero, desgraciadamente cerró.

Terminaré con el capítulo de agradecimientos ya iniciado con los  que os dirigía a asistentes y presentadoras, nos quede el café de Vicente, donde siempre hago la primera presentación de mis novelas; nos queda Vicente, que siempre está ahí. Nos queda Jacoba, una de las primeras lectoras de mi obra. Nos queda Siglo XXI, que ofrece la publicación por entregas y nos queda Falsaria, que la ha seleccionado, diseñado y publicado esta obra. Todos ellos están aquí y podemos contar con ellos. No puedo omitir el empujón que nos han regalado los medios de comunicación; gracias por orden de aparición, a Buscolu, El Comercio , Nueva España y Villaviciosa hermosa.

Ahora empieza la parte más bonita, la vuestra.